¿Qué tipo de mujer eres? Identifícate y ayúdate


‘¿Quién soy yo?’

Habrá momentos en los que dirás: “!Esa soy yo!”, y en otras ocasiones querrás levantar el teléfono para decirle a tu mejor amiga: “!Estoy leyendo la descripción de una mujer igualita a ti!”.

1. La “Que-Qui”: Eres la “que-quisiera tener una relación perfecta”, la “que-quisiera perder peso”, la “que-quisiera tener mucho dinero”, pero no haces nada para lograrlo. Inviertes tu tiempo ayudando a todo aquél que te necesita. Siempre estás complaciendo a otros y te sientes insatisfecha porque los demás no devuelven tus favores. Te quejas silenciosamente y das más valor a las necesidades ajenas que a las propias.
 
Recomendación: Para recuperarte del mal hábito de satisfacer a otros menos a ti, lo primordial será ganar tu propia aprobación y olvidarte del consentimiento de los demás. Resiste el impulso de estar ayudando. Aprende a decir no sin sentirte culpable. No se trata de ser egoísta, pero es esencial que te pongas en primer lugar. Nadie te va a tocar la puerta para hacerte entrega de lo que quieres si no actúas, ¡sólo tú puedes alcanzarlo!

2. La “Yo-Si”: Eres controladora, perfeccionista y sabelotodo. La sencillez no es algo que te caracteriza. Tus frases favoritas son: “yo-si sé”, “yo-si hago”, “yo-si puedo”. Apuntas constantemente las debilidades de otros porque inconcientemente esto te hace sentir más competente. Estás conciente de que la perfección no existe pero eso no te detiene a tratar de alcanzarla. En tu interior te sientes frustrada cuando no logras las metas irracionales que estableces y te enfureces cuando los demás no hacen las cosas a tu manera.


Recomendación: Deja de enfurecerte cuando los demás no hagan las cosas a tu manera. Desarrolla paciencia y entiende que no todo el mundo es ágil, rápido y agudo como tú. Sé más tolerante y comprensiva, no solo alcanzarías más excelencia sino que conservaras mejores relaciones y mayor armonía. Escuchar es una habilidad que debes practicar. Recuerda, el perfeccionismo es como querer llegar al horizonte, ¡no importa cuánto camines, nunca lo alcanzarás!

3. La “Mista”: Eres “confor-mista”, te engañas y disculpas diciendo: “Aunque no me gusta mi trabajo, por lo menos no estoy desempleada”, “Aunque no estoy contenta con mi pareja, por lo menos no estoy sola”, “Después de todo hay otros  peor que yo”. No estás feliz pero tampoco te sientes miserable. Eres tolerante porque piensas que mejorar la situación requiere mucho trabajo y tiempo. Además, crees que es culpa de tu esposo, novio, jefe, mamá, suegra e hijos.

Recomendación: Es hora de tomar responsabilidad y hacer modificaciones. Libérate de las cosas que no te benefician, ya sea una relación, un trabajo o una mala amistad. Hasta que no sueltes lo que no te conviene, no abrirás espacio para que lleguen los regalos que la vida te tiene guardados. Si no estás lista todavía para dar pasos grandes, comienza con pequeños.

4. La “La-más”: Eres “La-más triste”, “La-más desesperada”, “La-más infeliz”. Existe un área en tu vida en la que hace tiempo pisaste fondo. Todos se dan cuenta de tu desgracia y reconoces la gravedad del problema pero no sabes cómo solucionarlo porque te sientes impotente. Haces declaraciones como esta: “estoy conciente que debo terminar esta relación que no me conviene pero no puedo”. De las cuatro mujeres eres la de la autoestima más baja y tiendes a desarrollar conductas adictivas.

Recomendación: Recobra el timón de tu vida. Es hora de buscar ayuda o aceptar apoyo de tus amistades, familiares o de un profesional. Tienes un talento escondido que cuando lo manifiestes, una explosión va a ocurrir. ¡Vuélvete adicta al amor por ti misma!, Tú tienes el poder de convertirte en “La-más decidida”, “La-más comprometida” y “La-más feliz”. 

Encontrar la felicidad es el común denominador de estas cuatro damas pero ¿sabes lo que realmente buscamos todas? AMOR, VERTE Y SENTIRTE BIEN y lo más maravilloso es que las mujeres somos las fábricas mundiales de esa sustancia.

A %d blogueros les gusta esto: